Las tres C de la modalidad b-learning

De acuerdo con la Dra. Lourdes Morán (2012) en su artículo Blended-Learning. Desafío y oportunidad para la educación actual, son tres los elementos que definen la modalidad b-learning: Contenidos, Comunicación y Construcción.

Reflexionando al respecto y considerando primero que quizás esta afirmación es una simplificación, lo que realmente  encuentro es una muy buena síntesis que facilita la aprehensión de un concepto no tan claro como parece, y que puede facilitar mucho su aplicación en la implementación de un curso en esta modalidad. Estos tres elementos constituyen una manera sencilla y práctica de definir el b-learning, o en otras palabras, de poder medir hasta qué punto un curso puede considerarse implementado en dicha modalidad.

Empezaré por elaborar un poco sobre construcción porque considero que es la piedra angular de los diseños actuales de los procesos de enseñanza-aprendizaje en las diferentes modalidades, incluyendo el b-learning.

La construcción esta directamente relacionada con las actividades de aprendizaje del curso b-learning, algunas de ellas realizadas a distancia (en forma individual o en grupo). Está también directamente relacionada con la aplicación cada vez más generalizada de la teoría constructivista, y en particular del Constructivismo Social como base pedagógica en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Aceptando esto, un curso en modalidad b-learning lo es realmente en la medida en que incluya actividades diseñadas con base en esta teoría y para ser desarrolladas a distancia, con el uso de las TIC, incluyendo las herramientas propias de las plataformas virtuales de aprendizaje (PVA) como Moodle, o herramientas web 2.0.
Es de notar, que si bien en un curso no todas las actividades mediadas por las TIC son literalemente constructivas (vg. un cuestionario), la tendencia es que su mayoría lo sean ya que pueden contribuir más al aprendizaje.

En cuanto a los contenidos, son los materiales y recursos en formato digital de varios tipos, que van desde un documento en formato pdf o una presentación, hasta un video, y que apoyan las actividades a desarrollar en el curso. No es posible caracterizar un curso en modalidad b-learning si no incluye contenidos en formatos digitales en línea.

Por último, la comunicación no solo directa en el aula física, si no, y muy importante, a través de las herramientas de comunicación del aula digital del curso, es esencial en la modalidad b-learning. Una comunicación frecuente, espontánea y fluida tanto del docente como de sus estudiantes, que logre mantener no solo informado al grupo, si no también motivado, es crítica para el éxito de un curso b-learning.
Cabe preguntarse por qué es tan importante la “comunicación digital” si en la modalidad b-learning se cuenta con momentos de comunicación cara-a-cara en las sesiones presenciales. La respuesta tiene que ver con lo que presupone el b-learning: Momentos de estudio autónomo a distancia, ya sea individual o en grupo, que implican dudas, comentarios, reacciones, que comunicadas oportunamente y aprovechando las herramientas de comunicación de las PVA, enriquecen el proceso de enseñanza-aprendizaje y dejan un registro que fácilmente puede beneficiar a todo el grupo. Además, el estudio autónomo mencionado es mediado por las TIC, y por ende, conlleva la oportunidad de que el estudiante se exprese por escrito de manera reflexiva, lo cual es una destreza indispensable en la vida profesional del siglo XXI.
Desde el punto de vista de la motivación, la comunicación a través del aula digital constituye un valor agregado importante de acercamiento entre todo el grupo que puede contribuir significativamente al aprendizaje.

La reflexión anterior pretende ser un insumo más para un análisis más detallado y riguroso sobre la modalidad b-learning, y una contribución orientada a tener claridad y un lenguaje común sobre dicha modalidad, que permita implementarla con éxito para el beneficio, principalmente, de nuestros estudiantes.

3 pensamientos en “Las tres C de la modalidad b-learning

    • Gracias por tu aporte. Lo importante de las herramientas en el uso académico es la reflexión que se puede hacer frente a los resultados de la integración a la academia.

  1. Pingback: Las tres C de la modalidad b-learning | B-learn...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>