Inicio >> Noticias >> Docente UAM tiene 5 posgrados. Académico sobresaliente y humilde
13 July 2020
Luis Fernando Mulcue Nieto, docente e investigador del Departamento de Física y Matemáticas

Luis Fernando Mulcue Nieto, docente e investigador del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Autónoma de Manizales (UAM), se ha graduado de dos doctorados, dos maestrías y una especialización, además  ha realizada una variedad de cursos y diplomados que dan cuenta de su excelencia académica:

 

 

 

 

  • Doctorado en Ciencias- Física. Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín
  • Doctorado en Ingeniería Mecánica y Eficiencia Energética. Universidad de Málaga, España.
  • Maestría en Ciencias- Física. Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales.
  • Maestría en Energía Solar Fotovoltaica. Universidad Internacional de Andalucía, España.
  • Experto en diseño de plantas fotovoltaicas. Universidad Tecnológica Nacional, Argentina.

Su pregrado fue en Ingeniería Física, de la Universidad Nacional de Colombia Sede Manizales. 

Luis Fernando Mulcue Nieto nació en Jamundí (Valle), pero se crió en Pereira. Vino a Manizales a estudiar su carrera hace 20 años, lugar donde se radicó.

Luis Fernando Mulcue Nieto, docente e investigador del Departamento de Física y Matemáticas

El área principal de experticia de Luis fernando es la energía renovable. Una entrevista  que le hicieron hace poco está disponible enhttps://www.youtube.com/watch?v=JTIK77n56_k&feature=youtu.be

Dentro de las energías renovables, investiga en el campo de la integración arquitectónica de la energía solar fotovoltaica, que consiste en reemplazar ventanas, paredes, tejas, y pisos, con paneles solares. Hace poco dictó una videoconferencia para la Maestría en Ingeniería de la UAM, llamada "Edificios solares del futuro". El video completo está disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=goF8tMBCxu8&t=824s

Conozca su relato...

¿Estudiar dos doctorados?, ¿Dos maestrías? Tiene que ver con esto... redescubrirse en las crisis.

Algunos pudieran pensar que la idea de estudiar dos doctorados es locura. Alguna vez escuché a alguien mencionar que cuando uno no aprende algo en la carrera universitaria, estudia la maestría. Y si de nuevo no aprendió en la maestría, estudia el doctorado. Más bien la realidad es ésta: En tu carrera universitaria ves todas las posibilidades en las que puedes profundizar. Por ello eliges estudiar una maestría, para explorar de forma especial un campo del conocimiento muy específico. Luego el doctorado, si quieres aportar nueva teoría a esa rama del conocimiento, y así ayudar a la humanidad. 

En mi caso, luego de graduarme con 4.8 de Ingeniería Física procedí a estudiar Maestría en Física, donde profundicé sobre aspectos propios del magnetismo de los materiales. Esto lo hice mientras trabajaba como profesor de tiempo completo en una universidad, pues debía sustentar económicamente a mi familia. Ya estaba casado con Kerly, y teníamos nuestro primer hijo David. Me gradué con un promedio de 4.9. La tesis está disponible aquí: https://repositorio.unal.edu.co/bitstream/handle/unal/11643/6706512.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Parecía que todo estaba saliendo como era de esperarse. Sin embargo, algo no andaba bien... 

La crisis de los 25 años

Por ahí dicen que todos tenemos dos crisis en la vida, donde nos replanteamos nuestra verdadera misión en esta tierra. Se dice que la primera crisis es más o menos a los 25 años, y la segunda, entre los 35 y 40 años. En mi caso, lo que sucedió fue que, a pesar de que me había graduado con honores de mi carrera y en la maestría, sentía que el tema en el que estaba no me apasionaba. Quería un tema que me estimulara intelectualmente, pero que ayudara al planeta a combatir el cambio climático, sin abandonar la física. Reflexionando bastante, y preguntándole al Señor, él mostró el camino: Las energías renovables. Así que decidí buscar la forma de hacer una segunda maestría en ese tema. Pero debía hacerla mientras trabajaba como profesor de tiempo completo, al mismo tiempo que dar clases particulares para completar mi sueldo. 

El nivel de Europa

Estuve buscando largas horas en la internet, y encontré maestrías en España, pero con costos altos. Yo decidí mejor dejar de buscar porque Dios me había sacado de deudas, y no podía caer en lo mismo. Por eso le dije: "Señor lo dejo en tus manos". Cuando uno le habla a Dios de corazón, él siempre responde. A los  pocos días una amiga me habló sobre una universidad a la cual podía aplicar. Cuando entré a la página, descubrí una maestría de la cual me enamoré, sobre energía solar fotovoltaica. Tenían abierto el plazo para solicitar becas por excelencia, pero ¡el plazo vencía en 2 días!... Así que reuní toda la documentación y la envié. Y me otorgaron la beca (Valorada más o menos en 22 millones de pesos colombianos). Recuerdo que inicié la maestría y me sentía super contento. El nivel de exigencia era terrible. Las materias duraban más o menos 3 semanas, y cada tema lo daba un doctor en el área. En total tuve 27 profesores, todos doctores. Uff...  Me pusieron a sudar. En Colombia nunca había visto un nivel parecido, pero estaba feliz porque veía cómo la física se aplicaba 100% a las energías renovables. 

Ayuda divina

Al final, tenía casi 4 meses para hacer la tesis. ¿Misión imposible? De nuevo, el Señor me mostró el tema, era sobre la Energía Solar y Arquitectura. Comencé a hacerla, pero luego de 3 meses de arduo trabajo, lidiando con muchas ecuaciones astronómicas y de ingeniería, me encontré en un callejón sin salida: Estaba trabajando con Excel, pero necesitaba una función específica para avanzar, y no sabía cómo hacerlo. ¡Era horrible! Parecía que tenía que cambiar de software, pero no había tiempo... Yo me angustié bastante, y de nuevo busqué a Dios. Le dije: "Señor estoy angustiado, no sé cómo hacer esto, ¡AYÚDAME!" Cuando abrí los ojos, el Señor me dijo: "Es esa tecla", y me mostró una función específica de muchas que tiene excel. Cuando busqué en internet, efectivamente esa era la solución! Al final, pude entregar mi tesis y me gradué con honores de esa segunda maestría, con promedio 9.6 sobre 10. Pueden ver la tesis aquí: https://dspace.unia.es/bitstream/handle/10334/3206/0590_Mulcue.pdf?sequence=1&isAllowed=y

El dilema

Listo, ya tenía la maestría en energía solar. Me puse a reflexionar cómo hacer el doctorado. Aquí en Colombia la única forma de hacer el doctorado es con beca, pues son carísimos. Así que apliqué a una beca de Colciencias, e inicié el doctorado. El tema era cómo diseñar celdas solares usando nanotecnología. Sin embargo, no quería dejar atrás la parte de la ingeniería y energía solar aplicada a la arquitectura. En esas, mi directora de tesis de maestría ( Llanos Mora López, a quien estimo demasiado), me informó que había la posibilidad de hacer otro doctorado allá en España. Así podíamos continuar con el tema. Entonces decidí matricularme también en ese doctorado, y hacer los dos doctorados simultáneamente. El primer doctorado era en Física, en la Universidad Nacional Sede Medellín. El Segundo era en ingeniería, en la Universidad de Málaga. 

Sin tiempo

La idea de hacer dos doctorados al tiempo, con temas de investigación diferentes, era un reto para mí. No conocía a alguien que hubiera hecho tal cosa, y que me pudiera aconsejar. A esto le sumaba el hecho de que estaba sin tiempo, pues también trabajaba preparando a gente para los exámenes de acceso a la universidad. Por si fuera poco, en mi pasantía doctoral tuve problemas ya que me robaron mi portátil en México, y me quedé sin herramienta para trabajar. Por fin, el año pasado me gradué del primer doctorado, con distinción meritoria. Pueden acceder a ésta tesis, sobre celdas solares y nanotecnología aquí: http://bdigital.unal.edu.co/74705/1/9869420.2019--.pdf

Mi secreto

Pero aún no terminaba el segundo. Además de trabajar para dos universidades, daba clases de robótica a niños, preparaba a personas para exámenes de acceso a la universidad, y trabajaba como tutor online de energías renovables para una institución de Estados Unidos. Varias personas me preguntan a menudo que cómo le hacía para sacar tiempo y hacer todo eso. La respuesta es simple: Le pido fuerzas al Señor, y que me dé claridad y agilidad mental. Ese es mi secreto. No se trata de mí, sino de mi Creador. Mi coeficiente intelectual es promedio, pues ya he hecho pruebas para medirlo. Por eso doy crédito de que Dios puede hacer cosas extraordinarias con gente común y corriente. Mi afán no es competir con nadie, pues eso no tiene sentido. Todos los que buscan competir y alimentar su ego, al final terminarán en la tumba. Es correr a mucha velocidad cuando al final hay un precipicio. Tener logros tiene sentido sólo si ayudas para el bienestar de otros seres humanos, para aportar un grano de arena a que éste mundo sea mejor. Así que creo en ayudar y no en competir. Creo en que nos podemos alegrar con los legítimos triunfos ajenos, porque el triunfo de ellos significa que ayudan al prójimo. Qué bueno que todos podamos entenderlo, porque desafortunadamente se puede caer en el error de creerse más por tener títulos de posgrado.

Cumpliendo mi sueños

Por fin, esta semana he defendido la tesis de mi segundo doctorado. Me han otorgado la distinción "Sobresaliente CUM LAUDE". Para entender un poco qué significa esto, "Sobresaliente" es la máxima nota que otorgan en España a una tesis de doctorado. Para ganarla, deben estar de acuerdo todos los jurados. Por otra parte, si una tesis logra ser Sobresaliente, los jurados votan cada uno de forma secreta, y envían en sobres a la dirección de doctorado sus votos para ver si dan la máxima distinción llamada CUM LAUDE. Si al abrir los sobres todos los miembros votaron a favor de esa distinción, entonces la otorgan. Así la calificación final fue Sobresaliente, con distinción Cum Laude. Pueden acceder a mi tesis aquí: https://www.uma.es/media/tinyimages/file/TESIS_Luis_Fernando_Mulcue_Nieto.pdf

El verdadero éxito

Estudiar varios posgrados puede ser una opción para muchos que quieran dominar un área del conocimiento. En mi caso, supuso estudiar dos maestrías y dos doctorados, pero ha sido más el resultado de querer ampliar mi perspectiva de aportar a éste planeta, mediante las energías renovables. Nuestros hijos lo necesitan. Qué bueno tener familias sanas, y disfrutar de nuestros hijos. Más que ser exitoso académicamente, quiero esforzarme por serlo a nivel familiar y espiritual. ¿Qué sentido tiene el éxito profesional si no andamos bien con la familia y con Dios? 

De mi parte, a nivel profesional creo que el mundo necesita nuestros aportes. Las energías renovables son parte de la solución. Cada uno de nosotros lo puede hacer desde su profesión u oficio, no necesariamente debe ser estudiando. Mi camino fue el estudio, pero hay muchos otros caminos. 

Lo mejor de todo

Lo más significativo de éste proceso es que durante el mismo, me he relacionado de forma personal Dios. He vivido cada experiencia a su lado. Y aunque sé que solo soy un humano finito en mi paso por esta tierra, me estoy preparando para estar junto a mi Creador, Jesús, por la eternidad. Por eso todas las dedicatorias en las primeras páginas de mis tesis son para Él. Gracias Padre.

Conozca su perfil de Linkedin https://www.linkedin.com/mwlite/in/luisfernandomulcuenieto

Laboratorio UAM, energías renovables