Inicio >> Noticias >> Investigan conciencia y emociones en delitos sexuales
31 August 2018
uam-ciencias cognitivas

Andrés Mauricio Ramírez Torres, psicólogo y magíster en Educación presentó la sustentación de su candidatura doctoral en Ciencias Cognitivas en la línea de investigación Conciencia Individual y Colectiva con una tesis denominada: “Constitución de la estructura cognitiva de las emociones intervinientes en la comisión de delitos sexuales”, dirigida por el Dr. José Hoover Vanegas.

 

 

 

Este proyecto de investigación tiene como finalidad ponderar la estructura cognitiva de los sujetos de delito sexual frente a dos dimensiones: cognitivo y emocional desde una perspectiva social.

Nuevo conocimiento

El profesional en psicología, espera profundizar su investigación desde el nivel epistemológico con una perspectiva que se llama “epistemología situada”,  tema que aún no ha sido abordado en profundidad en este campo, necesario para identificar la naturaleza racional y los posibles fallos de razonamiento de los constructos cognitivos, lo que se conoce como distorsión cognitiva o creencias irracionales.

Otro de los aportes que el psicólogo espera obtener, a nivel de emoción, es direccionar una perspectiva que permita la triangulación entre intencionalidad, conciencia y emoción para comprender la comisión de delitos sexuales.

¿Los fallos cognitivos tienen que ver con los delitos sexuales?

De acuerdo con el investigador, hay dos perspectivas para comprender la teología del delito sexual; por un lado, existen perspectivas multifactoriales donde se asegura que la comisión del delito sexual requiere una serie de causales en el nivel cognitivo, emocional, social, histórico, genético y experiencial.

En el caso de esta investigación, el profesional indagará sobre el constructo cognitivo y su estructuración. Podría decirse que le estamos apuntando a una perspectiva unifactorial que es la parte de distorsiones y fallos cognitivos; aunque no desconocemos que las causales del delito no solo son a nivel de razonamiento y emociones, también pueden corresponder a  situaciones relacionales”, puntualizó.

Cometer un delito sexual implica muchas cosas, es una concatenación de diferentes causales y requiere de una comprensión profunda,  es un campo donde se ha desarrollado investigación, pero a nivel contextual en Colombia “no tenemos una línea de trabajo desarrollada adecuadamente, tenemos estudios y esfuerzos importantes”, agregó el investigador.

Entre tanto, añadió que hace falta conocer el perfil de los abusadores sexuales, qué tipo de comisiones llevan a cabo con o sin violencia, cuáles son las razones, emociones, por qué reinciden, qué tanto afecta lo cultural: machismo y feminismo, para desarrollar investigaciones con mayor profundidad sobre el tema.

Perfil de las personas abusadas

En el año 2015, según las estadísticas de Colombia se puede mencionar que la mayoría de personas abusadas son menores de edad con características de vulnerabilidad, allegados a sus hogares y que comparten espacios de interacción y confianza.