Inicio >> Noticias >> Llueve ciencia y sale el sol para el cambio climático

Ser Pilo  Paga 2017 - Informes aquí

14 August 2017

olga

Hablar del fenómeno del niño y la niña, variabilidad climática, curvas de precipitación, huella de carbono presente y futura, es un deleite para la docente del Departamento de Mecánica y Producción, Olga Lucia Ocampo López, quien a lo largo de su trayectoria como científica, ha cursado estudios en Ingeniería Química, se ha especializado en ingeniería ambiental, ciencia y tecnología de alimentos y se encuentra culminando su Doctorado en Ingeniería con la Universidad Nacional de Colombia; es madre, esposa, y tiene una bici eléctrica, uno de sus instrumentos para combatir el cambio climático, su otra herramienta: la investigación.

Durante 20 años trabajó en la industria, 15 de ellos como directora de investigación y desarrollo, lo que le permitió comprender el escenario empresarial, y abordar a partir de sus estudios de posgrado investigaciones para resolver los problemas que aquejan al medio ambiente como: la variabilidad climática y el impacto en las aguas de la Cuenca del Río Chinchiná, el cambio climático y la huella de carbono para el municipio de Manizales y de igual manera,  la productividad cafetera a escala local.

Dentro de sus actividades doctorales, es un referente no solo en Colombia, también en América Latina con el Doctorado que cursa, al trabajar en proyectos de vulnerabilidad y adaptación de los extremos climáticos en las américas, donde se compararon las cuencas de cinco países. La ingeniera Olga Lucía, es una de las mujeres en Colombia que más conoce del tema.

Las investigaciones de cambio climático no terminan, cada día los modelos para comprenderlo mejoran, la ingeniera trabaja con los escenarios del CIPE3 y CIPE5, para comprender la variabilidad climática natural, que son medibles a través de indicadores como el ONI que maneja la NOA, una Asociación de Estados Unidos, que muestra registros desde los años 50s, referentes al clima, y allí aparece nuestro país: Colombia.

El fenómeno del Niño y la Niña

Cuando se enfría el Pacifico hay fenómeno de la niña, y cuando se calienta hay niño, ambos presentan efectos distintos en las costas del pacifico. “En Colombia y Perú son contrarios los fenómenos, cuando en Colombia llueve en Perú hace sequía”, sostuvo la investigadora.

Además, afirmó que: “Colombia tiene un dipolo y es Australia lo que pasa en Australia pasa en Colombia, son fenómenos que tienen el mismo comportamiento”.

Colombia cada año rompe el récord, en el 2016 fue el récord del ‘godzilla niño’, el mundo científico declaró que éste, fue el niño más fuerte de toda la historia, cuando se da ese tipo de fenómenos, el invierno puede ser más fuerte, como está ocurriendo.

¿Qué pasa en Manizales?

De acuerdo con la investigadora, Manizales tiene características especiales por las pendientes y el tipo de suelo, lo que ha permitido avanzar en la comprensión del riesgo para reducir la vulnerabilidad. “En Manizales muestra los fenómenos extremos en la Cuenca del Rio Chinchiná, con un aumento del 30% al 40% del nivel de lluvias, incrementando los caudales, y provocando deslizamientos.

“Lo que hicimos fue verificar las curvas de precipitación, área, duración y frecuencias, con las curvas de diseño que se utilizan en ingeniería civil; asociamos el nivel de intensidad de las lluvias en diferentes periodos de retorno con la historia y realizamos unas proyecciones a futuro”, puntualizó.  

Lo que concluyó la investigadora con estos modelos aplicados, es la probabilidad de incremento de lluvias. “En la UAM lo que estamos haciendo es seguir mirando los diferentes escenarios y avanzar en predicción a corto plazo”.

De acuerdo con la ingeniera, el IDEAM no contempla el ciclo diurno en sus predicciones, y esa es una innovación desde su tesis doctoral, comprender la lluvia horaria y la temperatura de precipitación a las siete, ocho y nueve de la mañana desde el trópico, acerca de este tema no se tiene suficiente desarrollo en Colombia.

¿Cambio climático realidad presente y futura?

Lo ideal es empezar a utilizar energías no convencionales o integrar energía eólica, ya que Colombia tiene un gran potencial geotérmico. “Es una tristeza que en el país hace 30 años se está evaluando la geotermia y a la par arrancó en Centro América y funciona, en Colombia nos falta ese paso, hay que ser más ágiles en esa adaptación de energías no renovables”, comentó la investigadora.

La Universidad Autónoma de Manizales adelanta investigaciones desde el Departamento de Física y Matemáticas con paneles solares de tercera generación, un reto para el mundo que es asumido por los investigadores de esta dependencia en cabeza de la Dra. Francy Nelly Jiménez. 

“La misión de la academia es dar herramientas para tomar decisiones certeras, sobre el uso consciente y responsable del medio ambiente”.  Olga Lucía Ocampo

Tags: